Obama, ¿Presidente del mundo?

Barack Obama, presidente de los EE.UU., acaba de volver de su primera gira internacional.

Durante esta gira Obama asistió al infame encuentro del “Grupo de los 20” (G20) y se paseó por Gran Bretaña, Francia, República Checa, Turquía y, sorpresivamente, Iraq.

Los resultados de este viaje parecen haber sido positivos y parecen haber mejorado en algo la imagen de los EE.UU. en el exterior, ambas cosas necesarias ante una crisis económica que ha resquebrajado los mercados internacionales.

Digo que es necesario porque los últimos 8 años han sido testigos de una de las peores, aunque no necesariamente nueva, políticas y prácticas internacionales de la contemporaneidad estadounidense. Las divisiones que han creado las acciones de EE.UU. en Iraq, Afganistán y otros países son profundas y han sido el alimento perfecto para el estómago de movimientos “anti-imperialistas” como los que profesan los presidentes de Venezuela, Perú, Ecuador…

Sin embargo, la pregunta sigue en el aire ¿Por qué es tan importante?, ¿qué hace al presidente de EE.UU. una “celebridad” internacional?

Una explicación, desde dentro de los EE.UU. se puede encontrar en este texto traducido de Obama Internacional, un sitio web creado por estadounidenses que apoyaban al entonces candidato a la presidencia de EE.UU.:

¿Por qué le importa a la comunidad internacional?

Estados Unidos continúa siendo el país más influyente en la política y mercado global. ¿Quién sabe por cuánto tiempo más durará?, pero por la próxima década más o menos esto continuará siendo verdad. El Presidente de los Estados Unidos de América es la persona más influyente en el mundo, para bien o para mal. Durante los últimos años ha sido para lo segundo más que para lo primero; piensen por un minuto cuánto ha cambiado sus vidas las políticas de George W Bush, su bienestar emocional y las cosas que son importantes para uds. Ahora que él será reemplazado… imaginen que alguien diferente podría ser…para mejor o peor…esa es la razón por la que debería importarnos.”

Ok, yo sé que algunos de Uds. están intentando contenerse y no vomitar ante las ideas asumidas por el texto anterior, pero ¿es esta una visión única o, más aún, única de los estadounidenses?

Algunas reacciones internacionales después del triunfo electoral de Barack Obama parecen indicar que este tipo de pensamiento no es, al menos en su totalidad, solo estadounidense. Barack Obama parece significar, al menos en la teoría, una nueva esperanza en la política internacional de los EE.UU. y ya ha dado mayores pruebas de que esta administración tiene una filosofía en su política internacional diametralmente opuesta a su predecesor.

Esto es un buen inicio, pero es muy temprano para saber por dónde irán las cosas a medida que pasa el tiempo y aún hay quien opina (republicanos en su mayoría) que Obama es débil en su política internacional.

Aunque aquí en EE.UU. no se le dé demasiada importancia ni prensa, el 11 de Septiembre demostró que el mundo es mucho más pequeño de lo que nos imaginábamos y de que la idea de los EE.UU. embarcándose en una guerra internacional por su propia cuenta, tal como había hecho Bush padre atacando Bagdag 10 años antes que su hijo, no es una posibilidad, así que cuando Bush hijo decidió atacar Iraq tuvo que solicitar ayuda internacional e incluso ir a la ONU a defender su decisión de declararle la guerra a Iraq.

Esta realidad, ante una imagen internacional sumamente deteriorada, exige de la nueva administración una revisión de su política internacional. Sin embargo, me parece a mí que una simple revisión de la política internacional no es suficiente, esta nueva política debe estar acompañada de una nueva visión del mundo, una visión donde los demás países son tratados como partes importantes de la conversación internacional y no como agentes minoritarios que esperan el liderazgo del “hermano mayor”, los EE.UU.

Lamentablemente, la segunda visión parece ser aún la visión dominante en la opinión estadounidense y eso da pie a opiniones como esta de Politico.com:

Varias decisiones de Obama en días recientes tienen un tema en común: un líder que se ve a sí mismo construyendo un mundo más ordenado y humano mediante el desvanecimiento del pensamiento anacrónico y de la ideología corrupta.

Si ésta es la idea subsistente en la mentalidad del gobierno de un país donde la mayoría de las personas tienen dificultad encontrando otros países en el mapa mundial o estados en su propio territorio y en el que la palabra “mundo” no tiene ningún significado real, seguiremos teniendo problemas con la imagen internacional.

Así que la respuesta obvia a nuestra pregunta inicial es: “No, Barack Obama no es el presidente mundial” aunque tenga la influencia que tenga ha de establecer relaciones internacionales entre participantes de una misma conversación y no como si se tratara de “dioses menores” a los que hay que guiar en la danza mundial.

¿Es esa la visión de Obama? Tendremos que seguir observando…

PD: Mientras escribo esto veo un reportaje sobre Obama supuestamente inclinándose ante el rey de Arabia Saudita, lo que parece haber creado un sentimiento de horror en los círculos “conservadores” de los EE.UU. porque “un presidente estadounidense nunca debería hacer algo así y mucho menos ante un rey”. Lo dicho, habrá que seguir observando.

Estoy muy interesado en escuchar sus opiniones, favorables o no, sobre este tema.

Reblog this post [with Zemanta]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s