Honduras en un hondo problema: El Problema #crisishn

El problema de Zelaya

Como decía en el artículo anterior, Mel Zelaya quería llevar a cabo lo que él llamó una “encuesta” que en realidad no era sino un referendum que ya había sido declarado ilegal por la Corte Suprema de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y demás organismos gubernamentales. Sin embargo, Zelaya decidió ignorar los demás poderes de su país e insistir en llevar a cabo su referendum.

El problema es que Zelaya aparentemente no se percató de que como presidente él también tenía que seguir los dictámenes del poder judicial aunque le fuesen adversos, pensó que insistiendo en contra de todos los demás poderes podría salirse con la suya, pensó que como presidente podía hacer lo que quería y que no habría consecuencias negativas y, eventualmente, todos tendría que aceptar su designio. En otras palabras, Zelaya pensó que Honduras es Venezuela donde la Asamblea Nacional se declara, ciegamente, a favor de los designios del presidente.

Zelaya se equivocó, y se equivocó en grande. El problema de Zelaya es que no se le ocurrió pensar que como presidente de la república está obligado a reforzar la constitución y no a violarla.

El problema del Estado Hondureño

El ejército hondureño entró a la casa de Zelaya el domingo en la madrugada rompiendo puertas, apuntando con armas, tomó a Zelaya y lo despachó hacia Costa Rica. El ejército hodureño, por más que se empeñen en negarlo, dió un golpe de estado y en realidad no hay justificación sólida para ello.

Sin embargo, éste no es golpe de estado militar común, el comandante de las FF.AA. hondureñas no se declaró presidente y empezó a disparar a diestra y siniestra. Simplemente se deshizo del presidente y le dejó el resto al congreso para que hicieran lo que les pareciera.

En otras palabras, los militares (con larga historia de dictaduras en Honduras) actuaron no en nombre propio, sino siguiendo órdenes del gobierno civil, pero aún así, violentaron la constitución al tomar violentamente al presidente electo y deportartlo a otro país y, desde ese momento, todas las acciones del “nuevo gobierno hondureño” se ven manchadas por la falta de legalidad.

El problema de la comunidad internacional

No es secreto que Zelaya es uno de los “amigos de Chávez” y que, en esa amistad, subscribió Honduras al ALBA (que es el grupo de amigos de Chávez), por tanto la inmediata reacción de Chávez y amigos del ALBA es la de “exigir” la restitución de Zelaya como presidente de Honduras.

Tengo que reconocer que fue tremendamente cínico y, en cierta forma gracioso, ver a Hugo Chávez y Daniel Ortega criticando a los “golpistas” y a los que “atentan contra el gobierno”. Al parecer cuando es a favor de su causa es el “pueblo” y cuando no son “golpistas”. Además, se dan el lujo  de meter a Fidel Castro en el juego mientras hablan de democracía y dan consejos de cómo crear una mejor y más sólida democracia en el país. Hipocresía a su décima potencia, pero ese es otro tema.

Después entran la OEA, la ONU y demás organismos internacionales que saben que ponerse del lado de un golpe de estado es un error político garrafal.

El problema del pueblo hondureño

Ante todo esto, los hondureños quedan entre la espada y la pared. Por una parte están divididos entre aquellos que están a favor y aquellos en contra de Zelaya, aquellos que celebran la presión internacional y aquellos que la deploran.

Los hondureños están, ciertamente, en un serio problema donde pueden verse obligados a aceptar a un presidente que violó la constitución y, por tanto, debió haber sido depuesto y enjuiciado y un nuevo gobierno que también violó la constitución y cuenta con muy poco respaldo internacional.

El problema informativo

En todo este embrollo, la gran fuente de información ha sido la red social “Twitter”, el único medio que ha permitido la continua cobertura de los sucesos en Honduras y la única que ha permitido cierto equilibrio en la información, aunque en los dos días siguientes al golpe de estado la desinformación ha sido el factor común de todos los medios de comunicación, especialmente aquellos que están alineados con una u otra posición política.

En twitter es fácil adivinar las líneas políticas de quienes comentan por las fuentes informativas que citan. Por ejemplo, aquellos en favor de Zelaya o Chávez reciben sus noticias de TeleSur, la Agencia Bolivariana de Noticias, Venezolana de Televisión, etc.

Los que están a favor del gobierno de Micheletti citan a CNN, Radio America, Wall Street y algunos periódicos hondureños.

Entre tanto la confusión continúa y el nuevo gobierno hondureño parece hacerse cada vez más represivo, pero la información está cada vez más manipulada por ambos bandos y es imposible saber quién tiene razón, incluso para los hondureños.

A todas estas, Mel Zelaya declara que volverá a Honduras el jueves y, si esto se realiza, el problema hondureño será aún más complicado porque estaremos ante la posible restitución de un presidente que ha sido rechazado no solo por las fuerzas políticas y militares de su país, sino además por una parte importante de la población y, por otra parte, apoyado por otra parte importante de la población y, al menos hasta ahora, por la comunidad internacional… seguiremos a la expectativa.

Entre tanto recomiendo las siguientes lecturas que es entre lo más balanceado que he podido encontrar en Internet:

http://siguientepagina.blogspot.com/2009/06/golpe-contra-la-pared.html

http://inkbytes.blogspot.com/2009/06/mel-zelaya-catch-22.html


http://www.nacion.com/ln_ee/2009/junio/29/opinion2010553.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s