¿Cómo encontraste a #Venezuela?: El Oficialismo #FreeVenezuela

Chávez holds a miniature copy of the 1999 Vene...
Image via Wikipedia

Este es el primero de una serie de tres artículos sobre mis percepciones de la política venezolana. Quería escribirlo todo en un artículo, pero el tema da para tanto que prefiero separarlo en tres: A) El Oficialismo, B) La Oposición, C) El Cuadro Político. Espero que les sea lo suficientemente interesante.

El Inicio

Venezuela es y ha sido un país dividido por mucho tiempo. Sin embargo, en mi opinión, la división en la sociedad venezolana nunca había sido tan profunda y tan a la vista como en los 11 años de gobierno de Hugo Chávez.

Chavez llegó a la presidencia de Venezuela mediante la denuncia de la corrupción gubernamental y haciendo suya la causa de los pobres y su reivindicación, ambas causas masivamente ignoradas especialmente durante los últimos gobiernos venezolanos desde Luis Herrera Campins hasta el segundo mandato de Carlos Andrés Perez.

En otras palabras, Chávez trae a la palestra pública y da caracter protagónico a temas políticos que habían sido tocados hasta el momento en forma más bien superficial por candidatos presidenciales y a los que Chávez ofrece una nueva perspectiva: 1) Prioridad Gubernamental: La promesa de que la pobreza en Venezuela sería tratada en forma radical y que sería reducida mediante el desarrollo de la producción nacional, 2) Una Tercera Vía de desarrollo económico: Un intento de desarrollo separado del capitalismo/liberalismo salvaje y del comunismo como formas de gobierno), 3) Cambio de Constitución: Mediante una Asamblea Nacional Constituyen que actualizara la entonces reinante constitución venezolana e incluyese grupos de excluídos históricos tales como los indígenas venezolanos, los descendientes de extranjeros con doble nacionalidad, los pobres y otras minorías.

Hasta aquí todo bien. ¿Por qué no estar de acuerdo con este plan? Personalmente, ese fue el problema que tuve con su candidatura y la razón por la que no voté por H. Chávez para la presidencia, porque ¡no había plan! Ciertamente, había discurso, promesas, pero no un plan, un mapa de gobierno de cómo todo esto se haría realidad. Lo más interesante y lo que más me alejó de Chávez en aquel momento es el hecho que por primera vez se usaba el Internet en Venezuela para comunicar a los candidatos con los votantes y tengo que reconocer que después de leer los planes de los otros candidatos (independientemente de mi opinión personal sobre el candidato en sí) Chávez se convirtió en mi última elección.

La Actualidad

A pesar de mi opinión personal sobre el “proyecto” -o la falta de- el punto que quiero dejar claro es que mucha gente tenía razones suficientes para creer en las promesas de Chávez. Sobre todo aquellos con inclinaciones por causas sociales y la reivindicación de los pobres. Todo esto, dentro de un largamente esperado ambiente de cambio y aderezado de un voto castigo en contra de los llamados “partidos tradicionales” que eran percibidos al momento, especialmente después de las frustración experimentada con el entonces presidente Caldera y su “chiripero” (partido político creado de una coalición de pequeños partidos de centro izquierda), como continuadores de un status quo que pretendía perpetuarse a pesar de una economía cada vez más débil.

Con todo esto en cuenta, en mi opinión, es no solo un error, sino miopía, quere etiquetar a los oficialistas como simples resentidos, gente que nunca pudo hacer nada por ellos mismos y espera obtener regalías del gobierno, gente que no cree en el país o que no les importa la democracia y solo quiere imponerse por encima de los demás.

Como siempre, “el que generaliza, erra” y querer identificar a todos los pro-oficiaistas negativa o positivamente es imposible. Es verdad, hay oficialistas que han puesto todas sus fuerzas y esperanzas en un proyecto en el que creen -aunque reconozcan que hay imperfecciones como me decía un interlocutor que se clasificó a sí mismo como un “chavista a muerte, pero objetivo”- tienen aún esperanzas y en realidad creen en el “proceso”.

Por supuesto, están los aprovechadores, los resentidos, los que no quieren perder lo que en un momento fue su esperanza y quienes están desconcetados de la realidad de sus acciones y el sentido de sus palabras, es decir “disociados”, pero no puede taparse el sol con un dedo ni pretender que esas “imperfecciones” no existen o, en el mejor de los casos, siempre son la culpa de otros sin que el “proceso” mismo no sufra los embates de la realidad misma y comience a perder sentido.

Esta vez, más que en años anteriores, encuentro al oficialismo debilitado. El “chavismo” es un proceso político tremendamente personalizado, centralizado en la figura de un “comandante” (tengo que reconocer que me da cierta gracia y preocupación escuchar a gente hablar de “mi comandante” aunque nunca haya tocado un FAL en su vida o pasado un día de disciplina militar), carismático, pero como con todo lider carismático, su capacidad de hacer milagros ha disminuido con el tiempo y un país no puede gobernarse solo con carisma.

Enhanced by Zemanta

2 thoughts on “¿Cómo encontraste a #Venezuela?: El Oficialismo #FreeVenezuela

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s