¿Cómo encontraste a #Venezuela?: La Oposición #FreeVenezuela

Marcha de oposición

Marcha de la oposición

El Inicio

Cuando Hugo Chávez llegó al gobierno en Venezuela, su prioridad fué la convocación de una Asamblea Nacional Constituyente que no solo modificara, sino que transformara completamente la constitución venezolana, una tarea que en 42 años de democracia ningún gobierno venezolano se había abrogado.

La necesidad de la constituyente y de una nueva Carta Magna en vez de una modificación de la entonces vigente constitución de 1961 es ya un debate innecesario. El hecho es que como parte de este proceso de convocación, la maquinaria pro-gubernamental aprovechó su popularidad para arremeter contra los partidos tradicionales y así poder tener una mayoría en la Asamblea Constituyente.

Este es el período de mayor popularidad del oficialismo en Venezuela y Chávez y su equipo supieron jugar sus piezas políticas en forma magistral reduciendo a los partidos tradicionales, especialmente Acción Democrática y COPEI a su mínimo denominador.

Hay que reconocer que la desaparición de estos partidos no hubiese provocado lágrimas en muchos venezolanos al momento ya que fueron precisamente estos dos partidos los que gobernaron Venezuela desde la instauración de la democracia después de la caída del dictador Marcos Pérez Jimenez. Por lo tanto, se convirtieron en los receptores del sentimiento de frustración que llevó a Hugo Chávez a la presidencia.

Casi al mismo tiempo que se realiza esta cuasi-pulverización de los partidos tradicionales surgen diferentes movimientos políticos que ya comenzaban a ver la luz antes de la llegada del gobierno actual, pero en forma aún efímera aunque consistente. En este momento, en mi opinión, se inicia un nuevo proceso de transformación de la política venezolana, más allá de la coalición que llevó a Rafael Caldera al gobierno hacia la instauración de movimientos basados en organismos de la sociedad civil y de los movimientos más bien desorganizados y expontáneos de la población venezolana.

Desde entonces y, hasta ahora, la oposición ha sido centro de todo tipo de acusaciones durante los últimos 11 años. Durante los primeros años del gobierno de Chávez, todos los fracasos del país eran achacados a la oposición y a los 40 años de democracia anteriores al gobierno actual, posteriormente se les acusó a los opositores de ser serviles al “imperio norteamericano” y de ser “apátridas” porque, en opinión del gobierno, nunca ha colaborado, sino conspirado en contra del proceso patriótico gubernamental.

Sin embargo, la acusación más terrible en mi opinión que se le ha hecho a la oposición venezolana es acusarlos de estar detrás del levantamiento popular del 11 de Abril del 2002 que el gobierno ha y continúa clasificando como un golpe de estado aun cuando el Tribunal Supremo de Justicia, en su momento, sentenció que no fue tal.

La Actualidad

Tal como lo indiqué en el artículo anterior sobre El Oficialimo es un error pretender clasificar a la oposición al gobierno de Chávez como “apátridas”, culpables de cuanto mal existe en Venezuela, “escuálidos”, “servidores del imperio”, “disociados” y cuanto epíteto dirigido a minimizar su importancia o ignorar sus aportaciones.

El “No volveran” puede haber sido una frase válida hace 11 años, pero hace bastante tiempo que, en mi opinión, dejó de tener valor real no porque se impongan las tendencias pasadas de la política, sino porque tales tendencias son un imposible en el cuadro político venezolano porque tanto oficialistas como opositores están en contra de esas tendencias. Es hora de que se termine el maniqueísmo político e ideológico. Querer desconocer que la oposición ha ido creciendo desde el primer año de gobierno de Chávez, es querer tapar el sol con un dedo y tarde o temprano tendrá que imponerse en Venezuela la argumentación por encima de la acusación, el diálogo por encima de la degradación y el auto-análisis por encima la negación del Otro como interlocutor válido y con razones propias.

No hay que olvidar que cuando se habla de oposición se habla, al menos, de dos factores: Uno Político, compuesto por miembros activos de partidos políticos, y otro Civil, compuesto por la gran mayoría de los opositores que no tienen solidaridades automáticas con el factor político de la oposición y que es, además, el mayor crítico de ese factor político.

En conclusión, la oposición en Venezuela sigue siendo un factor importante en la sociedad, que en mi opinión se ha fortalecido por razones varias y entre esas razones la más importante ha sido el deseo de negarle un lugar en la vida política y social venezolana (recordemos la nefasta “Lista de Tascón”). Por supuesto que la oposición no está exenta de problemas e imperfecciones, pero esto bajo ningún pretexto es motivo suficiente para negarse a una interacción necesaria porque no se trata ya de las realidades lejanas de las esferas políticas, sino del devenir diario de la familia, la comunidad y las relaciones interpersonales de cada venezolano/a.

Enhanced by Zemanta

One thought on “¿Cómo encontraste a #Venezuela?: La Oposición #FreeVenezuela

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s